martes, 19 de enero de 2010

Cielo.

Supongamos que ayer no pasó y
que la vida se paró un minuto
para darnos la opción de mirar al cielo;
si hoy es el camino que comienza
y el segundo apresurado a ser otra vez
dichoso en el silencio, feliz en las miradas...

...si ahora podemos comenzar de nuevo,
si el ayer se funde con el hoy y el mañana...
...si nos hemos crecido...
...¿por qué no intentarlo?
*****

4 comentarios:

vuelo de hada... dijo...

Y tienes toda la razón, si se presentase ese momento porque no aprovecharlo y sacar nuestra fortaleza para hacer realidad lo que anhelamos.
Un abrazo lindo texto.

Sergio dijo...

pero cuando es el momento correcto?

Lucía Olvidada dijo...

Más vale arrepentirse de lo sucedido (como expresión de nuestra voluntad), que no de lo que nunca ocurrió, de las realidades inéditas que no quisimos desvelar.

Minisuina dijo...

Vuelo de Hada, me he dado cuenta de que soy más fuerte de lo que creía y que puedo afrontar los problemas tal y como vienen...lo cual, me hace más fuerte aún. Nunca he sido cobarde y nunca lo seré, lo sé.
Sergio, el momento correcto es el que te dicta el corazón, a mi me lo dictan las corazonadas...y no me suelo equivocar.
Lucía, eso que tú dices, siempre lo he dicho yo...que prefiero arrepentirme de lo hecho que de lo no hecho. Yo siempre he hecho lo que he querido y después le he dado psao al arrepentimiento si se daba el caso.