viernes, 14 de noviembre de 2008

Desengaño.



Me mentiste,

la tarde llovía

como mi ilusión.

*****

2 comentarios:

Emiliakus dijo...

Es corto, pero dice mucho. El ser humano parece que nace para sufrir en sus diferentes etapas y acabar muriendo.

Ha salido parte de mi negativismo de manera impulsiva.

Minisuina dijo...

Pues deberíamos crear el club de los "Negativos afligidos" o algo así.
Siempre se sufre, unas veces más y otra menos...y la felicidad es como pequeños saltos que en el tiempo duran poco y que vienen y se van, vuelven y se marchan de nuevo para dejar un vacío.