lunes, 12 de enero de 2009

La fe mueve montañas.

Yo necesito mover la cantidad
de esperanza que se mece en mis manos,
sobrevivir a la enfermedad que me produce tu ausencia
anclada a mis ojos, ciega estoy de no poder verte.

Si fuese a ti como un reencuentro forzado, abstracto,
en el que no saber qué decir, no saber si abrazar
el contorno que te envuelve...si no se qué hacer cuando llegue el momento...
...bésame como el último día de la vida y moriré con esa dicha.

Despertaré y te veré como siempre, en el banco contando lunas
en los días 15.

6 comentarios:

Emiliakus dijo...

"Necesito mover la cantidad de esperanza que se mece en mis manos"

Te has salido.

Me quito el sombrero.

Minisuina dijo...

Ohh, gracias. Modifiqué un poco la frase después de publicar el poema. El inicial decía: "Necesito mover la cantidad de esperanza que se MUEVE en mis manos". Me pareció que mover y mueve quedaba redundante...bueno, y al final quedó así. Hay días que me salen cosas espontáneas, como ésta, y otros días me los paso en blanco. C'est la vie.

Emiliakus dijo...

Pues me encanta esa cosa que sale de tí y suena tan bien.

Gracias por premiarnos con esta poesía.

Minisuina dijo...

De nada Emi, tú como siempre subiéndome los colores...me encanta que merodees por aquí.

Pilar dijo...

Qué bonito son estos versos, me encantó la lectura.

Minisuina dijo...

Gracias Pilar, es un halago que te guste la lectura.