viernes, 30 de enero de 2009

Me sentí afortunada.

Me sentí afortunada por sentir tus besos en mi frente cada día.
Sentí que serías capaz de hacer cualquier cosa con las fuerzas que yo te daba.
Creía que nos comeríamos el mundo, me sentía afortunada por haber aprendido
a vivir y a sentir, porque comenzaba a despertar de mi amargura.
Tenía suerte por estar tú cerca de mí sin yo notarlo, que me protegías cuando caía
y me perdonabas cuando te faltaba.
Me sentí afortunada de estar entre tus brazos, de besar tus labios...de tenerte a mi lado.

2 comentarios:

Emiliakus dijo...

Ojalá que vuelva a ser parte de tí.

Minisuina dijo...

Éste iba por Jose...él ya es parte de mí, no lo puedo evitar.